A lo mejor te ha pasado alguna vez que has decidido desayunar un zumo NATURAL de naranja, unas galletas integrales y estás súper content@ creyendo que has hecho un desayuno la mar de saludable.

Pero en realidad no es así. Dejando de lado que TODAS las galletas son bollería y no deberían formar parte de la alimentación habitual de nadie, el zumo de naranja no es tan saludable como nos creemos. Y eso ¿porqué? Te estarás preguntando, si lo hago con naranjas y en mi casa…

La OMS clasifica el zumo de naranja y cualquier tipo de zumo, tanto los industriales cómo los hechos en casa, dentro de los azúcares libres y nos recomienda que estos azúcares libres no superen un máximo de 25g al día (aproximadamente para un adulto). Dentro de los azúcares libres encontramos el azúcar de mesa (incluyendo el moreno, la panela…), la miel y los azúcares añadidos en los alimentos (el que podemos encontrar en el 80% de las cosas comestibles que se venden en el supermercado).

El exceso de azúcares libres han demostrado ser perjudiciales para la salud. Provocan un pico grande de insulina problemático para nuestro cuerpo. Se ha visto que provocan caries y incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y algunos cánceres. Por eso la OMS recomienda limitarlos. Cómo máximo 25g al día y no hay ningún problema en consumir 0g al día. No son para nada necesarios.

Fíjate que el azúcar presente de manera natural en frutas, lácteos naturales (yogur del blanco y leche) y verduras no entra en esta recomendación ya que no han demostrado ser perjudiciales para la salud de la población general.

¿Y cómo puede ser que sí que sea sano comer una naranja y no su zumo?

El problema está en que cuando haces zumo pasan dos cosas distintas y igualmente perjudiciales. Por un lado, están eliminando toda la fibra, que es una de las gracias principales de consumir fruta y que hace que cuando comes la fruta entera, el azúcar que contiene la fruta de manera natural se libere a la sangre de manera gradual. Por otro lado, usas de media 3 o 4 naranjas y nunca podrías comerte esta cantidad de naranjas masticándolas, por lo que estás añadiendo mucho más azúcar del normal. ¡Ten en cuenta que un vaso de zumo de naranja tiene alrededor de 29g de azúcar libre!!!

¿Quiere decir que no puedo tomar zumo de naranja nunca más?

Si hablamos de las versiones industriales, absolutamente sí. Sería muy recomendable eliminarlos de tu vida y la de tus hijos o limitarlos mucho. Que no formen parte de vuestra alimentación habitual. Si hablamos del zumo de naranja natural, o zumos hechos en casa, cómo ves, si te tomas uno por la mañana ya te has pasado del tope recomendado por la OMS para todo un día, así que si algún día quieres tomártelo, mejor que no incluyas nada más de azúcar libre el resto del día.

Lo mejor y más recomendable, tomar la fruta entera, SIEMPRE. Tiene muchas propiedades beneficiosas y mayor poder saciante.

¿Sabías ya que el zumo de naranja natural no es tan sano como nos creemos? ¿O te he dado una mala noticia?