¿Te he dicho nunca que la mente es poderosa? Si me sigues hace algún tiempo, seguro que habrás escuchado o leído estas palabras… Nuestra mente es tan poderosa, que se inventa miles de excusas, algunas de muy buenas, para convencernos que podemos seguir comiendo mal. Estas son algunas de las excusas más frecuentes para no llevar una alimentación saludable:

No tengo tiempo de cocinar

¿De veras? ¿Miras la tele? ¿Te conectas a Facebook/Twitter cada día? Entonces sí que tienes tiempo. No es una cuestión de tiempo, es cuestión de prioridad y además no hace falta hacer cosas muy elaboradas para comer bien, tardas lo mismo en hacer una ensalada completa que un bocadillo.

No se cocinar

Yo tampoco soy una gran cocinera y no por eso como mal. Además, tenemos que comer cada día varias a veces, así que lo básico más vale que empieces a aprenderlo…

Como fuera de casa

Se pueden hacer elecciones saludables también cuando comes en un restaurante. Un primero a base de verduras o ensalada y un segundo pidiendo que lo acompañen con verdura o ensalada en vez de patatas fritas y de postre, fruta. No hace falta pedirse cada día el mouse de chocolate ni desayunar un croissant…

No me gustan las verduras

¿Ninguna? Seguro que alguna encuentras que sí que te gusta. Además, cuando dejes de comer productos procesados, tus papilas se reeducaran y cada vez te gustarán más las frutas y las verduras. Pruébalas de distintas maneras: en crema, al horno, salteadas y acompáñalas de otros alimentos como frutos secos, semillas, queso, jamón…

No tengo fuerza de voluntad

¿Fuerza de voluntad para qué? ¿Para alimentar a tu cuerpo como necesita? ¿Para mejorar tu bienestar? ¿Para mejorar tus digestiones? ¿Para mejorar tu salud? ¿Para esto necesitas tener fuerza de voluntad?

Es más caro

La base de tu alimentación deben ser verduras y hortalizas. No son alimentos caros especialmente si compras las de temporada y proximidad. Lo que sale muy caro es todo lo que tendrás que gastar para tratar todas las patologías asociadas a una mala alimentación.

Siempre tengo la nevera vacía, es más fácil pedir una pizza

Es cuestión de organizarte y el tema es lo suficientemente importante como para tomarte el tiempo necesario. La compra on-line, las cestas ecológicas etc te puede ayudar.

De algo hay que morir…

¿Te merece la pena la gratificación inmediata que te puede ofrecer una bolsa de patatas fritas, por ejemplo, por todos los problemas que se relacionan con una mala alimentación? Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, cáncer… Y más inmediato aún… ¿no te gustaría sentirte lleno de energía, ligero y con más capacidad de concentración y agilidad mental? Todo esto es lo que te pasa cuando te alimentas de manera saludable.

En mi casa siempre hemos comido así…

Y también íbamos sin cinturón en el coche y sin casco en la moto… ¿Lo volverías a hacer?

Mañana empiezo…

Como dice el proverbio, “mañana es el día más ocupado de la semana”. No pospongas, no sirve de nada. En hábitos saludables cada pequeña elección cuenta. En este post, profundizo más en este tema.

Así que… basta de excusas… Empieza ya a alimentarte de manera saludable. Tu cuerpo, tu mente, tu bienestar y tu salud te lo agradecerán… ¡y mucho!!!

Ahora te toca a ti… ¿Qué excusas te pones para no comer bien? ¿Qué te dices y te crees?