En el artículo anterior hablábamos sobre un modo de pensar que te está impidiendo perder peso. Hoy vamos a comentar otro mindset que también puede estar interfiriendo en tus objetivos.

Se trata de sucumbir a la gratificación inmediata olvidando nuestros objetivos a largo plazo.

  • Ana ha traído pastas para desayunar a la oficina, ¡qué deliciosas!
  • He comido mucho pero de postre hay brownie…
  • Quiero ir al gimnasio pero esta película hace mucho que no la veo…

En todos estos casos, nuestra mente se centra en lo que va a pasar en los próximos minutos. Se queda con el placer inmediato de estas acciones, sin mirar más allá. El problema de esta visión a tan corto plazo es que es sumamente limitada y dura muy poco. Se trata de una felicidad ficticia. Sí, a lo mejor disfrutas de las pastas, del brownie y de estar tumbad@ en el sofá durante unos segundos… pero ¿qué pasa luego? Luego pueden aparecer sentimientos de culpa tan habituales como inútiles en muchos de nosotros. Luego puede que te sientas pesado, hinchado y sin energía. Luego sigues lejos de tus objetivos a largo plazo y los kilos no desaparecen.

¿Qué puedes hacer entonces?

Te propongo que te cambies las gafas, quítate estas gafas de la gratificación inmediata y mira más allá. Crea tus propias gafas de lo que realmente quieres para ti. De cómo quieres sentirte, cómo quieres ser y qué quieres hacer en tu vida, para qué quieres perder peso. Ponte las gafas en las que cuidarse y tratarse bien es importante y te satisface. 

Y a lo mejor estás pensando, esta teoría es muy bonita, pero ¿cómo la llevo a la práctica? Mi propuesta es que busques tu equilibrio. Con las gafas de lo que quieres conseguir siempre puestas, puedes decidir, a veces, sucumbir a este placer inmediato y disfrutarlo, aunque sepas que no te ayuda en tus objetivos. Pero a veces significa eso, pocas veces, no la mayoría de ellas. Una buena estrategia es la norma 80/20: hacerlo bien el 80% del tiempo y darte un 20% de margen.

Lo realmente importante es tomar conciencia y cuando te enfrentes a cualquier decisión de tu día a día preguntarte que te aporta esto; ¿gratificación inmediata o está alineado con tu objetivo de perder peso? Es entonces que puedes decidir con toda la conciencia qué vas a hacer.

Espero que esta reflexión te ayude en tu camino hacia tu peso sano. Ahora te toca a ti… ¿eres de l@s que solo se fijan en la gratificación inmediata?