¿Te has preguntado alguna vez por qué aun y haber hecho miles de dietas en tu vida, todavía estás luchando con tu peso? ¿Cómo puede ser que hagas lo que hagas, al terminar la dieta, vuelvas a acumular kilos?
Pues la respuesta no es simple. Lo único que parece ser verdad es que LAS DIETAS NO FUNCIONAN. Al menos en la inmensa mayoría de los casos.
Y no lo digo yo, lo dicen varios estudios que concluyen que un porcentaje elevadísimo de las personas que siguen una dieta, recuperan el peso al cabo de 1 año.
El principal problema no está en la dieta, está en la mente, o mejor dicho, en la manera de pensar. Las dietas se hacen como un sacrificio temporal para conseguir un objetivo muy concreto: perder peso.
Empezamos muy decididas, un lunes, a seguir nuestra dieta; unas normas absolutamente rígidas que nos marcan qué podemos comer, qué no y en qué cantidad.
Tenemos que usar toda nuestra fuerza de voluntad para seguir con ello. Con un poco de suerte, lo podremos hacer durante unas semanas. Pero la fuerza de voluntad es un recurso que se acaba. Tenemos dosis limitadas.
De este modo, al “terminar” la dieta, volvemos a nuestros hábitos de siempre, a comer lo que solíamos comer y claro, es aquí dónde volvemos a coger todos los kilos que habíamos perdido… Si nuestros hábitos nos habían llegado a engordar y volvemos a ellos, el resultado está claro.
Esto a nivel mental, a nivel metabólico la cosa se complica. Nuestro metabolismo va buscando “puntos de equilibrio” y el resultado de hacer muchas dietas es que este punto de equilibrio, el peso en el que nos mantenemos, va subiendo. Es un mecanismo complejo en el que intervienen varias hormonas y mecanismo y que no facilita el proceso…
Entonces, ¿qué? ¿Nos quedamos con los kilos de más?
Noooooo, ni mucho menos.
El primer paso es cambiar tu mentalidad. No hagas una dieta, busca unos hábitos que te duren para siempre, que disfrutes y que te lleven poco a poco a tu peso sano. Es cierto, que el ambiente no acompaña. Llevar una vida sana hoy es ir un poco a contracorriente, pero tu bienestar y tu salud lo valen.
Luego, coge las riendas de tu salud y aprende qué es esto de llevar unos hábitos saludables. Pero de verdad… Hay mucha información y muchos mitos por allí que no son ciertos ni te ayudan. ¿Todavía crees que solo puedes comer 3 huevos a la semana? ¿Crees que si no comes 5 veces cada día de manera religiosa tu metabolismo estallará?
Finalmente, ponte manos a la obra, haz cambios, aunque sean muy pequeños, con decisión, alegría y celebrando todos los pequeños logros. Si lo necesitas, pide ayuda. Hay muchos profesionales que pueden ayudarte y realmente es un tema suficientemente importante como para dedicarle toda la atención que merece.
Solo así, cambiarás tus hábitos,  y tu peso se pondrá dónde tiene que estar y allí se quedará.
Y ahora, si quieres que te ayude a perder peso sin dietas y de una manera duradera, te invito a mi programa online Reprograma tu mente y tus hábitos para perder peso. Trabajaremos en tus hábitos y en tus emociones para que te sientas fantástica en tu cuerpo y en tu mente y te olvides de dietas y culpas para siempre.