Hoy en día estamos bombardeados de información sobre lo que debemos comer y mucha de la información que nos llega no tiene ninguna base científica. Nos llegan mensajes por todos lados y muchas veces contradictorios: los lácteos son saludables, no comas lácteos nunca más, la fruta no se puede comer de postre, el pan engorda, come muchas proteínas, bebe agua de mar, come  mucho pescado, el pescado está lleno de mercurio, come solo verdura cruda, no mezcles proteínas y hidratos de carbono, los plátanos engordan, la avena adelgaza…

Así pues, es normal que estemos un poco confundidos y a veces ya no sepamos cómo comer de manera saludable.

Hace unos años, el departamento de agricultura del gobierno de EEUU, en su intento de controlar el gran problema de salud pública que tienen debido a los porcentajes extremadamente elevados  de obesidad, sedentarismo etc, y basándose en la evidencia científica existente en el campo de la nutrición, ideó un sistema gráfico muy sencillo para enseñar a la gente a comer de manera saludable.

En respuesta, expertos en nutrición de la Harvard School of Public Health, creó una adaptación,  que es la que aquí te comento ya que es igual de sencilla y en mi opinión más completa y acertada.

HELATHY EATING PLATE_Spanish

Este plato nos ayuda a saber que composición debe tener cada una de nuestras comidas. Lo primero que vemos es que la mitad de lo que comemos debe ser verdura y frutas (las patatas no cuentan como verdura sino como “granos”). En realidad cuanta más verdura y fruta comamos y más variada mejor (ya sabéis por otro post que mínimo 5 raciones cada día).

Luego, un cuarto de nuestro plato deben ser “granos“: arroz, pasta, pan. Nos recuerdan que la mayoría de los “granos” que comamos deben ser integrales y que limitemos el consumo de las versiones refinadas.

El otro cuarto de nuestro plato deben ser proteínas: pescado, huevos, legumbres, frutos secos, carne. Nos recomiendan limitar el consumo de carnes rojas y evitar las carnes procesadas (hamburguesas, salchichas…).

También nos invita a usar grasas saludables (aceite de oliva), limitar la mantequilla y evitar las grasas trans (presentes en margarinas, bollería…).

Para beber, principalmente agua, limitar el consumo de lácteos a 1-2 al día así como de zumos (1 vaso pequeño al día) y evitar los refrescos azucarados.

Finalmente nos recuerda que una alimentación saludable debe ir también acompañada de una vida activa.

Personalmente, me gusta mucho este sistema para saber cómo seguir una dieta sana y te invito a utilizarlo para mejorar tu alimentación.

¿Te ha gustado este artículo? Me encantará que compartas tus comentarios y opinión más abajo.