El pasado sábado tuve el placer de realizar el taller “vida sana para madres sin tiempo” con un grupo de madres fantásticas. Uno de los temas clave de los que hablamos fue la tendencia de todas las madres de ponernos, siempre, al final de la lista, de anteponer las necesidades de los demás, especialmente la de nuestros hijos/as, a las nuestras, a no priorizar el cuidarse.

Se trata de un tema muy arraigado en nuestra sociedad. Tenemos asumido que debemos hacerlo TODO nosotras y que SIEMPRE primero van los demás. Lo tenemos tan interiorizado que si algún día dejamos al niño con la abuela para ir a hacernos un masaje o nos paramos a descansar  en vez de empezar a hacer la cena, nos sentimos culpables y creemos que lo estamos haciendo mal.

Por otro lado, también sabemos que nuestro bienestar es importante; que si nosotras estamos bien, nos encontramos bien, estamos descansadas, calmadas, tranquilas y contentas, todo funciona mejor. El efecto que tenemos en los demás, sobre todo en nuestros hijos, es notablemente más positivo.

¿Qué podemos hacer para no ir a parar una y otra vez al final de nuestra lista de cosas por hacer?

1- REVISA TUS CREENCIAS. Muchas veces nuestras creencias nos limitan y mucho. ¿Realmente tienes que hacerlo todo tu? ¿Realmente no tienes 30 minutos para comer tranquilamente? ¿Realmente estás demasiado cansada para hacer ejercicio?

2- PRIORIZA. El tiempo no es infinito, debemos priorizar. Revisa todas las cosas que haces y mira que puedes hacer diferente y que puedes, simplemente, dejar de hacer. Establecer tu descanso, tu ejercicio, tu alimentación, tu salud emocional entre tus prioridades. Cuidarse es esencial. Y no lo digo yo, hay muchísimos estudios que demuestran la relación entre nuestro estilo de vida y las principales enfermedades crónicas y la mortalidad. ¡Tener una buena salud y vivir con una buena calidad de vida está REALMENTE en nuestras manos! No lo dejes de lado hasta que tus hijos sean mayores…

3- SE CREATIVA. Usa tu creatividad para buscar soluciones que te sirvan. Por ejemplo, a lo mejor, una buena manera de hacer ejercicio es salir toda la familia de paseo después de cenar…A lo mejor puedes coordinarte con una amiga para que una vaya al gimnasio y la otra se quede con los niños… Dedicar un tiempo a la planificación de menús, ayudará a que la alimentación de toda la familia sea mucho más saludable…

En definitiva, no te relegues siempre al final de la lista, busca el tiempo y la manera de cuidarte. Cuidarse es muy importante. Eres una madre fabulosa y lo haces mucho mejor cuando te sientes tranquila, serena, descansada y feliz.

Y tu, ¿dónde te pones en tu lista?

¿Te ha gustado este artículo? Me encantará que compartas tus comentarios y opinión más abajo.