Con la “vuelta al cole” empieza un nuevo ciclo y por tanto, un buen momento para plantearnos adquirir o mejorar nuestros hábitos de salud.

Hoy en día, nuestros conocimientos sobre lo que tenemos que hacer para tener buena salud son generalmente buenos. Sabemos que debemos llevar una dieta sana, hacer ejercicio, tomar alcohol de manera moderada, no fumar, controlar el stress… Sabemos también que nos la jugamos mucho; que nuestros hábitos afectan y mucho la aparición de muchas enfermedades crónicas, cánceres y hasta muertes. (Según la OMS, en Europa se estima que el 86% de las muertes y el 77% de las enfermedades están directamente relacionadas con nuestro estilo de vida y nuestra dieta)

Así y todo, se estima que en EEUU sólo 1 de cada 20 adultos realmente tienen adquiridos los 5  hábitos considerados top para una salud óptima: realizar ejercicio de manera regular, comer grasas saludables, comer 5 raciones de fruta y verdura cada día, beber alcohol moderadamente y no fumar. Desgraciadamente, los datos en Europa no deben ser mucho mejores…

Vemos pues, que hacer cambios en nuestro estilo de vida no es cosa fácil. El sólo hecho de saber que tendríamos que hacer una cosa de determinada manera (por ejemplo, realizar ejercicio 5 días a la semana) no significa que nos sea fácil hacerlo.

El wellness coaching es una herramienta que nos puede ayudar a mejorar nuestros hábitos de salud de una vez y para siempre. Un wellness coach no te dice lo que tienes que hacer ni te da consejos. Un wellness coach te ayuda y te inspira para que seas tu mismo el que te marques tus propios objetivos y los alcances. Un wellness coach genera conversaciones potentes y creativas que invitan a la reflexión y te ayuda para que a base de pasos pequeños, encuentres la manera de llegar a cumplir tus objetivos y a mantener para siempre tus nuevos hábitos saludables.

Un wellness coach te ayuda a alcanzar tu ideal de bienestar y salud, que es completamente personal. Puedes trabajar temas muy diversos, desde alimentación, ejercicio, sueño, stress, emociones, peso, tabaco… Puedes conseguir aquello que decidas que es importante para ti, desde tener más energía a aprender a decir no, disfrutar más de la vida, ralizar ejercicio, perder peso o dormir mejor.

Trabajar con un wellness coach te supondrá una inversión (en dinero) y tiempo (normalmente se trabaja con sesiones semanales telefónicas de 30-45 minutos un mínimo de 3 meses). Esta inversión por eso, te supondrá un cambio importante en tu salud (física, mental y emocional) y en tu calidad vida así como un efecto positivo en las personas que te rodean.

¿Te ha gustado este artículo? Me encantará que compartas tus comentarios y opinión más abajo.